Retos para una cosmética sostenible

La sostenibilidad es una tendencia en alza que fue abordada el pasado 21 de mayo en una jornada abierta organizada por la SEQC en Barcelona bajo el título “Retos para una cosmética sostenible”.

Nuestro sector se está adaptando rápidamente hacia un modelo sostenible con el objetivo de contribuir a la construcción de un futuro mejor y dar respuesta a un consumidor cada vez más responsable en sus decisiones de compra. Los retos que afronta la industria cosmética en este proceso de tranformación nos lo explicaron las compañías que participaron en la jornada Lubrizol, Ricardo Molina, Inquiaroma y AeChemie. La sostenibilidad engloba toda la cadena de valor de las empresas, pudimos conocer sus estratégias corporativas, carteras de ingredientes naturales, soluciones de formulación alternativas y procesos productivos respetuosos.

La jornada contó también con tres ponencias magistrales que completaron las presentaciones de empresa. La primera ponencia magistral que abrió la jornada fue a cargo de Mai Dorado, Account Director Spain de Mintel, que expuso la tendencia actual de “Sub-Zero waste” y la fuerte concienciación por parte del consumidor. Las empresas y las marcas deben cambiar a un paradigma completamente nuevo al abordar los residuos y la sostenibilidad, centrándose en todos los aspectos de la cadena de suministro. Presentó ejemplos de iniciativas y de productos en línea con esta nueva tendencia.

Carmen Esteban, Consultora Técnica y Regulatoria en Cosméticos, participó con la conferencia “Mi cosmético, ¿es natural?. Caracterización e información al consumidor” que contribuyó a aclarar los conceptos de “natural” y “sostenible” en relación con la norma ISO y la certificación europea. Finalmente, Carlos Monerris, Director Comercial de ITENE, nos habló sobre la necesidad de adaptación del envase a la economía circular: los materiales de envase sostenibles, compostables, reutilizables o reciclables serán el futuro inmediato del sector cosmético.

Como conclusión, en esta jornada pudimos constatar que las empresas del sector cosmético se enfrentan a las exigencias del mercado, que requieren de soluciones innovadoras que les permita posicionarse de forma diferencial dentro de su sector. Se están dando grandes cambios tanto a nivel de materias primas mediante la utilización de recursos naturales sostenibles y reduciendo el impacto medioambiental y su correspondiente degradación, como a nivel de fabricación (reducción de la energía, consumo de agua …), transporte (reducción de la huella de carbono …) o embalaje mediante la utilización de materiales reciclables o biodegradables (refills, ecodesign ...).